Seguidores

Malditos perfectos.

La verdad es que es muy difícil describir como te sientes cuando piensas en el. Te sientes feliz, porque le quieres, pero a la vez duele. Duele mucho. Porque en el fondo sabes que  por mucho que el resto digan, no te quiere. Que ellos lo dicen para hacerte sentir bien, y tu se lo agradeces, pero no te sirve de nada, porque dentro de ti, todo está muy claro, le quieres y el no. Lo sabes, algo dentro de ti te lo grita cada vez que le ves. Pero aun peor es quererles, si, en plural. A ellos. Si. El, moreno, sensible, el que te entiende mas que nadie, con esos brazos que te encantan, con esa sonrisa que te da calor. El, rubio, bipolar, acogedor, amargo, el que te encanta, con esos ojos verdes que te vuelven loca, esa manera tan suya de expresarse. Y luego, de repente aparece él, castaño, desconocido, reconfortante, amable, cariñoso, que te dice que él si querría hacerte feliz, pero no puede, la tiene a ella. Entonces solo puedes sentirte de una manera, confusa. Y acabas pagándolo con el mundo, aunque sabes que él no tiene la culpa. Son ellos, perfectos.
Los únicos culpables de todo esto.




something that I feel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario